viernes, 15 de julio de 2016

La Independencia, 1816-2016



09.07.2016 Escribe Stella Maris Gil 
Los representantes "fueron preguntados si querían que las Provincias de la Unión fuesen una Nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli"... Puestos de pie... en sala plena, aclamaron la Independencia. El 19 de julio se agregó "...y de toda dominación extranjera".

Las noticias
Desde las diligencias a los satélites de comunicaciones y a las redes sociales pasaron muchas décadas. Las copias de las actas de la Independencia las repartieron los chasquis. El Congreso imprimió 3000 ejemplares, de las cuales la mitad estaban escritas en castellano, 1000 en quechua y 50 en aymará.

La casa
Fue construida a fines del siglo XVIII. Gracias a la generosidad de su dueña, los congresales se reunieron allí hasta el 17 de enero de 1817, cuando se trasladaron a Buenos Aires. La casita ubicada en la calle Congreso, nombre con que se la denominó posteriormente. Pasó por algunos dueños, por diversas oficinas, hasta que durante la presidencia de Roca se demolió, salvo la sala de la jura. Fue reconstruida manteniendo sus características coloniales e inaugurada en 1943.

La forma de gobierno
Vastas discusiones hubo en el Congreso al respecto. El 6 de agosto Tomás Manuel de Anchorena expuso los inconvenientes del gobierno monárquico, haciendo observar las diferencias que caracterizaban los llanos y altos del territorio, y el genio, hábitos y costumbres de unos y otros habitantes..." concluyendo con que a vista de las dificultades que estas diferencian ofrecen, el único medio capaz de conciliarlas era, en su concepto, el de la federación de provincias. La sesión terminó con sus palabras y el tema no se discutió en adelante.

La América
¿Cómo pudo concretarse la emancipación americana con su dificultosa geografía?  Chile, Colombia, Perú, el Plata separados, por los llanos, la puna, la pampa, los Andes y las interminables llanuras pantanosas. ¿Cómo pudieron hacerla ante la oposición de algunas clases dirigentes, sus vacilaciones; con las disputas personales entre los jefes; con ejércitos colonialistas disciplinados que acechaban; con la escasez de armas y municiones y tropas poco entrenadas... ¿cómo pudieron?

Celebración oficial
Rosas durante su segundo gobierno decretó día festivo el 9 de julio, del mismo modo que el 25 de mayo... "En la víspera y el mismo día, se iluminará la ciudad, la Casa de Gobierno y demás edificios públicos, haciéndose tres salvas en la Fortaleza y buques del Estado, según costumbre".

San Martín
El Libertador escribe: "Los Americanos o Provincias Unidas no han tenido otro objeto en su Revolución que la emancipación del mando de fierro español y pertenecer a una Nación". En carta a Godoy Cruz desde Córdoba el 16 de julio de 1816 dice "Ha dado el Congreso el golpe magistral, con la Declaración de la Independencia... En el momento que el Director me despache, volaré a mi ínsula cuyana: la maldita suerte ha querido que yo no me hallase en nuestro pueblo para el día de la celebración de la Independencia. Crea V. que hubiera echado la casa por la ventana".
Simón Bolivar, en las cartas de Jamaica, en 1815, señala: "Deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y su riqueza, que por su libertad y su gloria".

Una mujer
Juana Azurduy "...nacida para monja de convento en Chuquisaca, es teniente coronel de los ejércitos guerrilleros de la Independencia. De sus cuatro hijos sólo vive el que fue parido en plena batalla, entre truenos de caballos y cañones; y la cabeza del marido está clavada en lo alto de una pica española. Juana cabalga en las montañas, al frente de los hombres. Su chal celeste flamea a los vientos. Un puño estruja las riendas y el otro parte cuellos con la espada. Todo lo que come se convierte en valentía. Los indios no la llaman Juana. La llaman Pachamama, la llaman tierra" (Eduardo Galeano, "Memorias del Fuego").

Nuestros hermanos uruguayos
Artigas en el congreso Oriental de 1813 decía: "Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana... Ciudadanos: los pueblos deben ser libres. Ese carácter debe ser su único objeto, y formar el motivo de su celo".
"Orientales: visitad las cenizas de nuestros conciudadanos; ¡ah! que ellas desde lo hondo de sus sepulcros no nos amenacen con la venganza de una sangre que vertieron para hacerla servir a nuestra grandeza". Su pensamiento siempre fue valioso a pesar de no participar en el Congreso de Tucumán.

Los hombres del mar
Brown, Espora, Rosales y tantos otros marinos, defendieron la independencia de nuestro país. La Patagonia sur es argentina porque "Luis Piedra Buena la defendió, sin ayuda de las autoridades... En 1859 funda en Santa Cruz el primer establecimiento al Sur de Carmen de Patagones, iza la bandera argentina... en 1863 va hasta el Cabo de Hornos y... en la roca graba una leyenda: "Hasta aquí llega el dominio de la República Argentina", "en puerto Cook se atiende a los náufragos". Pero el Cabo ya no es nuestro. "Como profesional del mar era tan audaz, que se animó a navegar por esos mares, que están entre los más difíciles y borrascosos del mundo, con embarcaciones que hoy nos parece imposible que hubieran existido". (Fundación Argentina de Estudios Marítimos).

El Centenario
Al salteño, nacido en Cachi, Victorino de la Plaza, le tocó ser presidente de la Nación hasta octubre de 1916. Luego asumió Hipólito Yrigoyen. Años de gran complicación puesto que se desarrollaba la Primera Guerra Mundial durante la cual la República Argentina fue un testigo pasivo. El testamento de de la Plaza es "pieza de gratitud: recuerda a su madre y dona su biblioteca, con sus mapas y cartas geográficas a Salta; 100.000 pesos son para obras hospitalarias en la misma provincia y se agrega un legado a la Universidad de Buenos Aires de 50.000 pesos en pago por la enseñanza gratuita que recibió en mérito de sus brillantes exámenes" (Fernando Sabsay).

El marco histórico social
En las primeras décadas del siglo XX, época problemática y febril, Florencio Sánchez escribió entre otras obras "M hijo el doctor", que mostraba la vida de los inmigrantes y sus aspiraciones. Los creadores de esos tiempos reflejan también los desamparos de los barrios humildes. Y aparecen de la Cárcova pintando la realidad de los pobres; las arengas de Alfredo Palacios en el Parlamento; los versos de Evaristo Carriego en los bares de Palermo donde canturrean los carreros, el tango con sus noches tristes. Los porteños veían pasar por sobre sus cabezas a los avioncitos y en una ocasión entró en pánico cuando Cattáneo sobrevoló cabeza abajo desde Villa Lugano.

Las Provincias Unidas

Entre encuentros y desencuentros, entre nuevas ideas y aportes a la educación, la economía, la justicia y en especial la defensa de nuestra soberanía; las escuelas literarias y artísticas, la República llegó al nuevo milenio. Los campos continuaron con la generación de riquezas; los talleres industriales asomaron hasta algunos convertirse en fábricas. El movimiento obrero se consolidó como un factor de poder. Las villas se hicieron ciudades.
Mucho tiempo hubo de pasar para tener el nombre definitivo. En Paraná en 1860, durante la presidencia de Derqui, se decretó utilizar para todos los actos administrativos la denominación República Argentina. Y así siguió como nombre del país. Atrás quedaron sucesivas denominaciones: Provincias del Río de la Plata; Provincias Unidas del Río de la Plata; Provincias Unidas en Sudamérica, Confederación Argentina, entre otras.
Argentina, argentum, argentado, platense. Solo nombres. La pertenencia a las posturas de estos argentinos del pasado, en un camino de la Independencia que cumple hoy nada menos que 200 años.

sábado, 7 de mayo de 2016

Cuidemos la naturaleza



La memoria

CUIDEMOS LA NATURALEZA
Escribe Stella Maris Gil
Las costas tienen su historia y sus personajes. Sobre sus arenas y rocas hay gozos, hay vidas, acontecimientos, cambios y errores de los humanos, están los animales y cientos de elementos que por ahí transitan.
También hay estudiosos preocupados por la conservación del medio ambiente como lo es Gabriel Francia, Biólogo con Orientación Marina.  Nativo de Tres Arroyos él se dice “medio residente de Claromecó y medio de Costa Rica” Gabriel es un estudioso de la contaminación en nuestras costas y sus aportes sobre el tema son valiosos.
En la actualidad pertenece a la Asociación Vida Verdiazul .
En los fundamentos de la misma se lee: “Nuestra asociación es un grupo independiente no gubernamental sin fines de lucro nacida en 2010. Nuestra meta es velar por la conservación de los ecosistemas amenazados y contribuir con el bienestar de las comunidades que dependen de ellos. Nuestra sede se ubica en Playa Junquillal de Santa Cruz, Costa Rica y desde 2001 trabajamos por la conservación de las tortugas marinas y de la cuenca del Río Nandamojo”.
La vida profesional de Francia se resume en esos conceptos, enriquecidos  por sus viajes, como lo fue su estancia en la Antártida de más de un año en la estación científica Teniente Jubany (hoy Carlini) donde realizó diversas prácticas como científico, en especial sobre mamíferos y aves. Sus prácticas se continúan con la necesidad de preservación de las tortugas marinas. Claromecó lo recibe todos los años. Lito y Yola Francia, sus padres, construyeron en Dunamar su casa de descanso  cuando estaba casi despoblado, la playa era mucho más ancha y no había habido avance urbano sobre las dunas para robarle espacio al mar. Por aquellas épocas pocos veraneantes había por la zona, don Pino y su señora, y también doña Lola entre otros. “Desde el porche” - recuerda Yolanda “nos sentábamos a mirar las pocas gentes que estaban en las playas, veíamos los barcos pasar, con sus luces parecían pueblos flotando, ¡una belleza!, la luna y el amanecer”. En esa atmósfera sus tres chiquitos  jugaban en los médanos, en especial Gabriel, “siempre buscando cosas” en ellos y tal vez perfilando al futuro biólogo.
Esas vivencias sin duda lo definieron como hombre de estar en la Naturaleza y buscar el modo de su preservación y por tanto de generar una vida saludable para los humanos y para los otros seres vivientes que transitan este planeta.
Las gaviotas
Alguna vez, en las charlas del recreo en la sala de profesores de la sección nocturna del Colegio Nacional, a fines de la década de los ´80, pude  conocer los estudios que realizaba para elaborar su tesis universitaria que versaba precisamente sobre el comportamiento animal en especial la de la gaviota cocinera, el gaviotón que revolotea entre San Cayetano y Necochea en el arroyo Zabala, aquellas que se alimentan de los residuos que se tiraban épocas pasadas al mar desde los barcos o en los basurales.
 En sus observaciones estaban esas gaviotas que revuelan cerca de nosotros cuando las observamos desde  nuestras sombrillas, las que se alimentan  cuando van al Norte y luego cuando pasan por el Sur en busca de cangrejales “las ves pasar por allí”.  
Pude apreciar lo que ellas nos dicen a través de sus diferentes colores, su forma de vida comunitaria. Comenta Francia “La más común que anda en los campos, las lagunas y la costa tienen la cabeza negra, el capucho café, son las que normalmente pueden aparecer acá”. “Uno asocia las gaviotas a la libertad, al espíritu libre, las ves en el mar, siempre volando, volando…otras aves no se muestran tanto …Son sociables, andan en grupos, en bandadas en consecuencia tienen una conducta más elaborada diferente a las que andan en forma solitaria, poseen, un buen sistema de comunicación”.
Rastros
El científico deja sus rastros en el transcurrir de la región. Basta con visitar el Faro. En la entrada, nos encontramos con el esqueleto de una ballena.
 ¿Cómo fue que está allí?.
El relato nos lleva al año 1989, cuando en el frío invierno una gran ballena apareció muerta a orillas del mar, más o menos a “10 km al este del faro”. “Apareció entera, dada vuelta, panza arriba. Hubo alguien que le hizo un tajo en la panza para ver qué tenía…otro le arrancó la cola”. Gabriel y un grupo de vecinos se movilizaron y durante casi dos meses fueron acondicionando al animal para poder luego trasladar sus huesos y rearmarlos.
 No quiere olvidar los nombres de los que realizaron la epopeya, término que parece excesivo, pero se justifica porque no es agradable descarnar un animal, “el hedor que no se iba de las manos” a pesar de la higiene, el frío, el viento de Claromecó, las aguas.  Sin embargo pudieron completar su trabajo.
“Se organizaron para un fin noble, un esqueleto para un Museo” que luego se ubicó en el faro.
 Estaban Juan Macellari, Alberto y Adrián Bruno, Alberto Borelli, Rodolfo Fangauf, Liliana Uberífero, Chichín Hiriart. Por más breve tiempo ayudaron el ruso Robles y Víctor Dubovick, Delegado Municipal en esa época. Cacho Iturricastillo.
Posteriormente se llevaron los restos a un campo y allí intervinieron los chicos del Secundario a limpiar los huesos. “Es el único registro que hay en el Cono sur, o en Argentina de esa especie tropical (Rorcual de Bryde)”. Extraña su presencia en esta zona porque no migran grandes distancias.
Los huesos alineados sobre el piso del Faro, son el testimonio de ese hallazgo y el video que reconstruye los trabajos está en el museo Aníbal Paz.
En clase también se puede
Francia ejerció la docencia en el colegio secundario de Claromecó, a partir de 1987/88. Logró la conexión de sus alumnos con la naturaleza y allí salían para explorar, para conocer, para interpretar lo que nos quiere decir la madre tierra y lo que los humanos deben hacer para su conservación.
 Extendió su trabajo a un par de colegios en Tres arroyos y en un breve bachillerato de adultos que existió en Claromecó (1993-2003) por la iniciativa de dos entusiastas como Norma Abad y Miguel Martín. Entre los profesores estaba  Francia, Carlos Carabio, Beatriz Merlo, Juan Abad, Néstor Castro, Humberto Picone, Gustavo Parisi, Alberto Foulkes, Miguel Martín y algunos más que no recuerda. “Dábamos muchas materias –dice- porque no había profesores para cada una, por la nocturnidad y gratuidad. Era muy agradable”. “Trabajamos gratis” a pesar de que no se pudo conseguir una subvención del Estado.
Vida animal
 Nuestras costas cobijan aun una fauna bastante rica a pesar de los ataques que nosotros, los humanos les hacemos.
“Acá hay tortugas marinas, no anidando, alimentándose, si”. “La tortuga marina se dispersa hasta el sur de Claromecó”continúa Gabriel  “yo he trabajado con dos especies de ellas, una es la tortuga verde del Atlántico, la otra es gigante, el reptil más grande de peso marino, 800 kg”. Agrega con mucha preocupación que “casi todas las variables biológicas están para atrás” y alude al impacto del fenómeno del Niño pero “el Atlántico se ha favorecido en ciertos sectores por ejemplo con las medusas que es el alimento de estas tortugas gigantes” que ojalá no desaparezcan, porque por algo están en esta Tierra.
“ La franja medanosa todavía es el último reducto de Tres Arroyos donde podés encontrar, un carpincho, un coipo, ñandúes, un puma que anda de 20/30 Km patrullando de noche, buscando comida, de Dunamar a Reta”. “Los zorros caminan menos, acá nomás hay una familia de cinco, vienen a comer”.
Para pensar
Gabriel hace docencia con su trabajo, con sus escritos, con su estilo de vida, con sus investigaciones como dice Borges “las filas de tortugas en el tiempo”.
En la revista claromequense elaborada por un grupo de jóvenes denominada: Punto C deja explícito su proyecto: “Se trata de modificar profundamente nuestro comportamiento en el entorno, necesitamos conocer y reflexionar más sobre los procesos en los que participamos como seres vivos; pero por sobre todas las cosas debemos perder el miedo y mirar con más afecto a nuestros vecinos de hogar, humanos y no humanos. El cambio seguramente llegará desde el amor y desde el entendimiento de que todos somos parte de la VIDA”.
IMÁGENES

1.- La ballena Rorcual de Bryde pervive en el  Faro de Claromecó (Hay una muy buena foto de ella en el diario del 14 de enero de 1999, SOLO que hay que ampliarla pues hay otras fotos en la misma página)
2.-  1968 o 69: La tortuga apareció enredada en un trasmayo y era tan pesada que no la podían subir a la "Sita" por eso pidieron ayuda a la "Chichi" y  entre las dos lanchas la trajeron a remolque. En la foto se ve a "Tito" Bancur, arriba; parados de izquierda a derecha, Julio Fuentes, el "Negro" Avila, el "Vasco" Urrutia, y Armando Subiathebere (capitan de la Sita); arrodillado "Panchin" Urrutia. (Colaboración Hugo Cortés).

3.- Gabriel Francia. Biólogo con Orientación marítima. (Hay fotos suyas más actuales que en el diario,  en su página de Internet)






martes, 29 de marzo de 2016

El Tucumán de la Independencia









EL BICENTENARIO: EL TUCUMÁN DE LA INDEPENDENCIA
Escribe Stella Maris Gil
El país se prepara para los fastos del Bicentenario, para agitar la palabra independencia bien o mal entendida o aplicada. Esa palabra que vibró el 9 de julio de 1816.
Y fue en el Tucumán, donde ocurrió tamaño suceso, tierra de los Lules, de los calchaquíes, los tonocotés o juríes y sus divisiones. Poblaciones autóctonas, con sus fortalezas, sus trabajos y sus luchas internas. Y más adelante en el tiempo la llegada inca.
Tal vez una flecha del tiempo partiría de miles de años atrás donde las diferentes naciones vivían abrazadas a sus tradiciones y rivalizaban también entre sí para ampliar sus lugares entre sus valles, quebradas y sus sierras que van descendiendo desde el Aconquija,  tierra de soledades, naturaleza feraz, de maíz, de peces, de pimientos secados al sol,  de misterios como los que esconden los menhires del Tafí, de devoción a la madre tierra, la Pacha Mama.
Hasta que del Norte llegaron los blancos que habían cruzado el inmenso Atlántico, se aposentaron en las tierras americanas, y allí en el Tucma que significa según dicen “donde terminan las cosas” en quechua se apropiaron de su vida, sus tierras, vino un nuevo dios y se quedó junto a sus dioses, les desforestaron las nacientes de sus ríos. Buscaron oro y plata, pero no lo encontraron. Dice el historiador Terán que los españoles “no pudieron descubrir la majestad de la selva ni de su flora, ni la sublimidad de la montaña, puesto que no fueron para ellos sino obstáculos tremendo” por lo que los nativos libres pasaron a ser encomendados, y a doblar su cintura para sacar las riquezas de las tierras. “Supieron aprovechar muy bien toda desigualdad y punto saliente de sus faldas y cuestas escarpadas para levantar allí un sinnúmero de pircas”. Hubo guerras, como las calchaquíes que se rebelaron contra el invasor. Otros, los Quilmes, constructores de avanzada, dejaron uno de los yacimientos arqueológicos del NO más importantes del país. A manera de servidumbre fueron llevados a través del territorio nacional hacia otra vida distinta en los alrededores de Buenos Aires, ajena a su idiosincrasia, donde la mayoría murió.
 En este siglo XXI no todo ha desaparecido de las antiguas culturas, renacen en palabras, costumbres y en esa fusión cultural que dejó  rastros. “Mi familia es de Simoca, comían el locro, pero también está el locro “huascha”, el locro de los pobres. Palabras que uno creía que eran propias pero son indias, como Famaillá “lugar de descanso” (Rogelio Moreno).
El exterminio no fue total. Plataformas indígenas en el mundo tecnológico del hoy.
 Jardín de la República
La selva subtropical que posee Tucumán da fundados méritos de esa denominación, cosmos silencioso y bello.        
La flecha del tiempo lo sobrevuela en su  vida colonial y ve lo que hoy la toponimia denomina Pueblo Viejo donde se fundó “la ciudad y pueblo de San Miguel de Tucumán en el campo que llaman en lengua de naturales IBATIN, ribera del río que sale de la quebrada” (Carlos Paez de la Torre, “Historia de Tucumán”) hasta que encontró su lugar definitivo en La Toma y fue la capital orgullosa a la que los lugareños todavía le llaman “la ciudad”.
También ve como los llegados “eran premiados con mercedes de tierras por haber intervenido en la ocupación y colonización del territorio” (prof. Hilda Cainzo).
Así nacieron pueblos con sus casas arracimadas alrededor de los campanarios. Hoy día mantienen sus marcas de origen, sus artesanos en sus calles y veredas, sus jardines. En los campos y serranías los campesinos siguen con antiguas siembras a pesar de los olvidos y las crisis perpetuas.
Pervive Famaillá, pueblo de indios anterior a la conquista española; los jesuitas dejaron su impronta, sobretodo en Lules.
La Colonia prosperó con el comercio de mulas ida y vuelta al Norte.
Siglo XIX revolucionario
 A la pequeña Tucumán después de tantas divisiones territoriales se le redujo su extensión y siguió siendo una de las provincias poseedora de las más ricas economías regionales.
 Tuvo sus industrias, entre ellas la construcción de carretas, por tener los bosques nativos y ser un lugar estratégico de comunicación con el norte la Bolivia y el Perú.
 El obispo Colombres impulsó el cultivo  de cañaverales y la elaboración del azúcar de caña;
 1821 fue el punto de partida de la primera fábrica fundada por él con la utilización del mítico trapiche de madera.
La figura de Manuel Belgrano se desliza entre las nubes, para recordarles aquella batalla del 24 de setiembre de 1812, en el campo de las Carreras, que dejó a los imperiales vencidos, desarrapados, huyendo hacia el Norte. Fue el día de la virgen de la Merced, ante cuya imagen se inclinó para agradecer el licenciado en leyes asumido general para servir a su patria, hasta que murió pobre, con solo sus riquezas morales. Dicen los archivos que durante la procesión en honor de ella, Belgrano recibió la confirmación de la retirada total de los invasores. Ante tan tranquilizadora noticia mientras veía el paso de los fieles, cruzó la calle y  depositó ante la virgencita su bastón de mando y la nombró Generala de los ejércitos.
Los tucumanos sienten este acontecimiento con orgullo, como también las riquezas que el cultivo de sus tierras le brinda: la caña de azúcar, esa industria que trajo muchos ingenios pero también, y el pueblo no se olvida, muchas injusticias en manos de los dueños de ellos.
En 1876 llega el tren hasta 1970. Se conectaba con Buenos aires y Rosario, el recordado Estrella del Norte, continuador del Ferrocarril Belgrano. A su vera crecieron pueblos y las franjas de hierro recorrían  ingenios trayendo un desarrollo inusitado de la industria azucarera con la modernización de sus maquinarias.
Entre Córdoba y Tucumán corría el Ferrocarril Central-Norte.
Desde octubre de 2014 la empresa estatal Trenes Argentinos operadora ferroviaria hace el servicio Buenos  Aires- Tucumán 
El cierre de muchos ingenios los obligó a buscar otras explotaciones, la tierra maduro en caminos de cítricos en especial el Limón del cual es el principal exportador del país y el segundo productor del mundo. Testimonia Rogelio Moreno “los cañeros venían de Santiago del Estero y Tucumán, venían con sus machetes que todavía se usa…hay máquinas pero hay algunos dueños que hacen cortar a mano porque es más barato”.
  La tucumana Mercedes Sosa cantaba a esas riquezas y a esos agobios: “Yo he visto a la luna buena, besando el cañaveral”.
Esta provincia norteña
 Mi lenta aproximación a los hechos me permite reconocer que allí nacieron varios protagonistas de la vida nacional , desde un presidente como Nicolás Avellaneda nacido en 1837 cuya casa natal es hoy el Museo Histórico de la Provincia hasta un general de la Independencia: Gregorio Aráoz de Lamadrid. El paisajista francés Charles Thays trazó el parque Centenario 9 de julio, César Pelli se fue a diseñar Las Petronas en Kuala Lumpur; el pianista Miguel Angel Estrella, torturado durante la década de los ´70, no se amilanó y fundó “Música Esperanza; Tomás Eloy Martinez rescató la historia del siglo XX y siguen los nombres, los músicos populares como Paz Martinez o “la bomba tucumana” y su tema “La pollera amarilla”.  Palito Ortega le cantó al changuito cañero en sus humildes juventudes.
 En la plaza Independencia la cabeza de Marco Avellaneda se fue pudriendo, decapitado por sus adversarios rosistas, marca de fábrica de los enfrentamientos que sacudieron al país en esas guerras del siglo XIX.
 La Universidad  Nacional fue fundada en 1914 por impulso del historiador Terán,  a la que acompañan hoy otras universidades.
En esa provincia se presentaron “uno de los primeros proyectos para reconocer el voto femenino ... Fue la propuesta , formulada en 1907, por José Ignacio Aráoz, durante la reforma de la Constitución de Tucumán, sin resultado”. “Esta reforma introdujo, además, en el art. 34 de la Constitución tucumana,  la reglamentación del trabajo de mujeres y niños en las fábricas, iniciativa de Terán” (Felipe Pigna) .
Todas las mañana se siguen conociendo las noticias del mundo a través de La Gaceta  el diario de papel  fundado el 4 de agosto de 1912. Y están los on line, redes, radios y circuitos de televisión en una provincia con una población de 1.448.200 habitantes según el Censo de 2010.
Los tucumanos caminan las peatonales de la capital, coloreadas por sus artistas callejeros y sus personajes urbanos.
Tucumán se mantiene a pesar de las crisis de algunos malos gobiernos, a pesar de la competencia turística que existe con las provincias vecinas, Santiago del Estero y  Salta.
Tres Arroyos ha recibido a sus compatriotas norteños en muchas ocasiones y para diferentes eventos. Algunos comprovincianos se quedaron en esta,  nuestra tierra de mar y trigo,  como Virgilio Díaz, Elsa Tarantella y su esposo Barrionuevo, los hermanos Moreno. Olimpia Correa deTróccoli, madre, doctora pediátrica, activa participante en los inicios de la dirección de Psicología, quedó en estas tierras recién recibida y dejó huellas para imitar.















Los caminos de la Independencia




LOS CAMINOS DE LA INDEPENDENCIA
Escribe Stella Maris Gil
Creo que cuando se termine el letargo que produce la época estival y cuando el trajinado  2015 con sus jornadas electorales y campañas políticas, dé paso al nuevo año, comenzaremos a darnos cuenta que hace 200 años otros argentinos firmaron un Acta donde declaraban “la independencia de las Provincias Unidas del Sud (así nos llamábamos) …del Rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli”, y posteriormente agregaban “y de toda otra dominación  extranjera”.
 De aquellos momentos varias actas originales  no se encuentran, pero a través de otros documentos, entre ellos “El Redactor del Congreso Nacional”cuyo registro estuvo a cargo de Cayetano Rodríguez, se conocen las actividades allí realizadas.
Supongo que habrá momentos para la celebración y también para la reflexión; para pensar el significado y la perdurabilidad que impulsó a esos hombres (no había mujeres en el recinto) a escribir y a aprobar lo que en largas jornadas discutieron.
Muchos nombres y hechos protagonistas de estos sucesos, quedaron en el olvido, otros fueron homenajeados colocando nombres y fechas en  calles y pueblos. Aquí nomás en Tres Arroyos tenemos por ejemplo las arterias bautizadas: Paso, 9 de julio, Laprida.
Este último apellido abunda,  existen  ciudades bonaerenses que llevan entre otras, el nombre de Rivera, Darregueira y Laprida.
A este último le tocó ser el presidente del Congreso en ese mes de julio de 1816. La reglamentación indicaba que todos los meses debía cambiar la presidencia y  ese fue su momento.
  Borges lo revive en “El poema conjetural” donde recuerda su trágica muerte el 22 de setiembre de 1829.
Transcribo algunos versos:
“Zumban las balas en la tarde última
Hay viento y hay cenizas en el viento
Se dispersan el día y la batalla
deforme, y la batalla es de otros”

Y más adelante escribe:
“Yo, que estudié las leyes y los cánones,
Yo, Francisco Narciso Laprida,
Cuya voz declaró la independencia
De estas crueles provincias, derrotado
De sangre y sudor manchado el rostro”

Borges en este  poema revive una época terrible de guerras civiles,  que deja desde Río Cuarto hacia el norte, campos arrasados, cadáveres,  viudas con hijos muertos en las batallas.
Rescato otro de estos versos:
“Al fin me encuentro
Con mi destino sudamericano”
Le hace decir a Laprida y pienso, (pues no soy una especialista en Literatura) que Borges tal vez, sentía ese destino latinoamericano,  la Patria Grande, esa que postulaban San Martín y Bolivar.

Pensar la patria.
Habrá que desgajar mucho esa primera década revolucionaria. Tenemos la imagen que leíamos de niños, vía Billiken de los diputados yendo en carretas, diligencias y a caballo hacia el Jardín de la República,  pero detrás de esa escena ¿qué pasaba por la mente de los protagonistas?; ¿cuáles órdenes gubernamentales llevaban y que tal vez les era odioso aceptar?; ¿Por qué pasaron tantos meses, de marzo a julio para estampar sus firmas en el Acta de la Independencia?.
Muchas preguntas, dudas, para hurgar en los documentos,  comprender el pasado en ese momento, en un ejercicio empático.
Entre los diputados  hubo 13 abogados, 7 sacerdotes, un médico militar y uno que era a la vez abogado y sacerdote: Saénz. Todos tenían mandato anual, por tanto habrán variado desde el 24 de marzo de 1816 en que se reunieron por primera vez, hasta el 17 de enero de 1817 fecha en que se trasladó el Congreso a Buenos Aires, ante los peligros de las fuerzas coloniales que eran contenidas por Güemes en el Norte mientras San Martín partía con su ejército hacia Chile a través de los Andes.
Cerró su actividad en 1820.
Las edades de los congresistas eran variadas. El mayor era Rivera que tenía 63 años y por ahí estaba el más joven Tomás Godoy Cruz, mendocino,  con solo 25 años. Amigo y colaborador del General San Martín y fundador de la Logia Lautaro en Mendoza. Cedió su casa para que Fray Luis Beltrán pudiera instalar la fábrica de pólvora para el ejército de los Andes. Se lo nota insistente en la necesidad de declarar la independencia, en coincidencia con los deseos del general.
Los congresales llegaron desde distintos puntos del territorio. Tuvieron dificultades los del Alto Perú, pero se solucionó con la elección de emigrados para poder representar a sus compatriotas en guerra. Tampoco fue la Banda Oriental y nuestras provincias del Litoral, dirigidas por Artigas en disidencia con el poder porteño, lo que fue uno de los capítulos a trabajar en todos esos años para lograr un acuerdo.
 Los diputados, en general provenían de las clases más adineradas, de escalas sociales altas.  Ninguno era descendiente de los pueblos nativos. Ninguno venía de algún rancho perdido en la pampa. Esta población al igual que en el Cabildo de 1810 no era tomada en cuenta, pero sí, los que eran propietarios o poseedores de alguna renta tuvieron que aceptar pagar impuestos para solventar los gastos del Congreso.
Gran responsabilidad la que asumieron, sentían al país desde sus diferentes geografías, desde lo telúrico del interior profundo, o desde el llano y el puerto,  con sus diferentes visiones de pertenencia a sus tierras. Imagino los resquemores entre unos y otros, las miradas de los del interior profundo y la de los porteños. Por eso el hecho de la Sede en Tucumán y de la mezcla de personalidades en un espacio tan pequeño valoriza los esfuerzos de nuestros compatriotas de esa época.
El Congreso en su Sala
No todo era levantar la mano, sonreír y quedar en paz. Muchos de los asistentes llevaban el mandato del lugar que representaban y querían imponerlo, por ejemplo el referente a la forma de gobierno donde existían ideas confusas. Unos pedían  establecer una monarquía constitucional, fuera de la Santa Alianza europea;  otros una monarquía temperada ejercida por un heredero del imperio incaico y por tanto llevar la capital de Las Provincias Unidas al Cuzco. Este proyecto causó un gran revuelo, gritos y frases violentas.
También se discutió acerca de establecer una república unitaria o una confederación republicana formada por provincias. Uno de sus defensores fue Tomás Manuel de Anchorena.
El sacerdote Fray Justo Santa María de Oro por otro lado expresó  con gran enojo que “para proceder a declarar la forma de gobierno era preciso consultar previamente a los pueblos”. Temperamental  amenazó con que no iba a concurrir más a las sesiones si la mayoría se inclinaba  por la monarquía.  El Congreso no acepta su partida y debe continuar.
Este tema fue quedando a un costado, fuera de debate y por tanto ni la monarquía, ni la república se pudo implantar a lo largo de esos años.
Solamente en 1819 ya con residencia en Buenos Aires se dictó la ansiada Constitución Nacional, que no fue aceptada por su carácter unitario y como dice  la historiadora Gorostegui de Torres “aristocratizante y claramente monárquica que no tuvo en cuenta la voluntad general de los pueblos y precipitó la crisis de 1820”.
Lo efectivo fue el  nombramiento de Juan Martín de Pueyrredón para continuar con el tipo de gobierno establecido desde la Asamblea del Año XIII que fue el Directorio. Se tomaron algunas resoluciones tales como el nombramiento de Belgrano en el Norte al frente del Ejército o el dictado de un Estatuto Provisional a falta de Constitución.

El compromiso de la independencia
Los jazmines tucumanos, a pesar de la incipiente floración invernal se habrán agitado en sus ramas cuando el 9 de julio de 1816 la voz potente de Juan José Paso secretario del Congreso, interrogó a los diputados a ver si querían la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata; todos los presentes dieron  el rotundo SÍ, sin abstenciones, ni ausencias ni votos negativos.  A propuesta de Pedro Medrano, nacido en Maldonado, Uruguay y diputado por Buenos Aires se agrega como hemos dicho en un principio la frase “y de toda dominación extranjera”.
En esa calle, hoy completamente urbanizada, muchos tucumanos participaron desde afuera, para conocer lo que ahí adentro pasaba. Dicen que algunos levantaron su sombrero, otros aplaudieron. Los pisos de ladrillos de la Sala soportaron las fuertes pisadas de los diputados.
Se había firmado la Independencia.
No pudieron concretar el establecimiento de una Constitución Nacional. Hubo que esperar hasta 1853.
Mensaje al futuro, para desmenuzar el término  Independencia, su significado e implementación en el tiempo argentino. Para enfrentar ese compromiso que muchas veces se tergiversa y que en ese momento los congresales lo tenían bien en claro.
 Fuera del Congreso lo pedía Belgrano y también,  San Martín el de la famosa frase “ Es más fácil declarar la independencia que soplar y hacer botellas” escritas cuando urgía a los congresales que definieran el principal mandato por el cual estaban reunidos.
Verdaderos visionarios ¿no?




Ciudad de la fidelidad


Ciudad de la Fidelidad




Son muchos los lugares que conservan con respeto vestigios del pasado, ya sea en escritos, imágenes, costumbres, edificios, canciones. Y se podría seguir con ese cofre del tesoro patrimonial.
A mediados del siglo XX el escritor Stefan Zweig se refería a algunas ciudades que “no solamente han protegido sus viejos monumentos contra la precipitada invasión de lo nuevo, sino que ha conservado exteriormente su fisonomía a, interiormente, su tradición de los siglos, con voluntad inquebrantable”. Se refería a Bahía del Brasil.
El sudeste bonaerense tiene también su tradición con algunos dolores que no dejan de calmarse, pero que pueda ser que permitan no acentuarse. Son pérdidas irremediables. En esta tierra de criollos, pueblos originarios e inmigrantes la historia se amasó y fusionó y sentó memorias.
Tal vez los habitantes de hoy cuando pasan por la galería llamada Paseo Español no se detienen a pensar el porqué de ese nombre.
Rasguña las piedras
Detrás de las paredes
que ayer te han levantado
te ruego que respires todavía.
Apoyo mis espaldas y espero que me abraces
atravesando el muro de mis días.

Y rasguña las piedras,
y rasguña las piedras.
y rasguña las piedras hasta mí.

Al hurgar las piedras, como dice ….. en su canción, tal vez se encuentren con las arenas del primer coliseo que tuvo la ciudad y que se derrumbó sin culpa, sin hacer mucho ruido, casi de repente. “Su última función fue el 31 de diciembre de 1969. El 2 de enero del año siguiente se empezó a destruir para luego edificar un futuro complejo edilicio…” (ver libro Entre los tres arroyos, de mi autoría, pag. 177).
Los españoles residentes se sintieron conmovidos y hubo que buscar otros lugares para encontrarse. Una búsqueda similar a aquella del 22 de enero de 1899 cuando se aprobó la construcción de la sede de la Sociedad Española de Socorros Mutuos, fundada el año anterior en la calle Colón 252, inaugurada en 1900 y a partir de allí pasó a ser el Hogar Común de los inmigrantes españoles. Dice La Hora que “en 1916 quedó inaugurada la espléndida construcción que contiene en la planta baja el Teatro Español” y arriba el Club que había sido fundado  el 5 de setiembre de 1915 primero como Centro Español y después como Club Español. A él me voy a referir.
El Club Español
Por supuesto con la llegada de la destrucción el Club debió irse de  Colón 252 junto con su biblioteca denominada Cervantes. A ella se refiere el historiador Salvador Romeo cuando expresa que “cuenta con más de tres mil volúmenes, número que continuamente se ve aumentado por espontáneas e importantes donaciones.
Agrega el diario La Hora en 1958 que “poseía un diccionario enciclopédico que se considera una reliquia” además de “donaciones de la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares”
 El club cuenta también con una discoteca muy variada, destacándose piezas españolas de mérito, muchas de las cuales fueron traídas por los socios directamente de la península. Tal el amor que hacia la Sociedad sienten sus allegados.
Siguiendo con la lectura del diario La Hora podemos agregar que “el reverendo Padre Angel de Arriandaga formó el coro “Buenos amigos” a 4 voces mixtas”. Al ser trasladado se hizo cargo del mismo Elba R. de Pagano “y del coro “Buenos amiguitos” que estaba a cargo del mismo sacerdote el joven Abel Omar Muguerza” profesor de piano que por esa época también partió de la ciudad.

“Dos destacados índices del prestigio y alcances del Club Español, son los bailes regionales y los coros mixtos a cuatro voces que han despertado el interés por verlos y oírlos en algunas localidades vecinas, particularmente en Bahía Blanca”. (Romeo, Salvador. Tres Arroyos. 1959).
Y La Hora comenta que también se enseñaban danzas folklóricas, “además de las tradicionales veladas que el Club Español realiza en nuestra ciudad, son muchas sus presentaciones en localidades bonaerenses vecinas y algunas bastante alejadas… . También los coros del Club han hecho oir su voz en audiciones de emisoras de Bahía Blanca”.

La planta Alta


Ya instalados se dieron muchas cosas.
Los coros de Hipólito Zubillaga Iturralde el vasco de Rentería, trabajador en el Club Español a través de la dirección de los coros “Buenos Amigos” y “Buenos amiguitos” a partir de 1965 (Gil, Stella Maris. Entre los Tres Arroyos. De la llanura a la ciudad).