miércoles, 10 de noviembre de 2010

¿Qué nombre le ponemos?



En el Bicentenario
¿QUÈ NOMBRE LE PONEMOS?
Escribe Stella Maris Gil
e
PONER LA MIRADA EN ALGO COTIDIANO NO GENERA INTERÈS, EN ESTE CASO EL NOMBRE DE LAS CALLES. SIN EMBARGO, TODO TIENE SU SIGNIFICADO.
Muchas veces se eligen denominaciones por decisiones políticas, como el primer nombre que tuvo la plaza San Martìn: Màximo Paz por ese entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires. Es cosa de seguir hurgando y muchas de este tipo de situaciones se van a repetir.
En otras ocasiones la sola palabra inspira respeto. Jorge Luis Borges en su cuento “Funes el memorioso” ponderaba los gloriosos servicios que “don Gregorio Haedo, mi tìo…había prestado a las dos patrias en la valerosa jornada de Ituzaingò”. Ahì aparece nuestra calle, esa como también decía el escritor “del arrabal sudamericano” en este caso ferroviaria, fundacional, orillera en su momento. Lugar de fondas, de sonidos de carros, de casas centenarias, de lugares de festejos, de fiestas de trigo, de murgas, de artesanos, de mùsicos.
Ituzaingò fue la batalla que puso fin, en 1827 a la guerra que sosteníamos con el Imperio de Brasil. Ahì salieron victoriosas las “dos patrias” , los rioplatenses de las dos bandas guiados por Carlos Marìa de Alvear secundado por militares como Lavalle, Paz, Lavalleja, Brandsen. Ganamos en las tierras de Rìo Grande del Sur, pero los diplomáticos no respetaron el triunfo y perdimos la Banda Oriental que fue declarada independiente, siguiendo la política de los “estados tapones” impulsada por Gran Bretaña.
En honor a esta jornada se compuso la marcha Ituzaingò que fue declarada atributo presidencial, por tanto, sus sones anuncian la presencia de nuestros jefes de Estado.
Grande el nombre para esta calle custodia de una estación de Ferrocarril a la espera de un resurgimiento esencial para el desarrollo del país. Serà otra batalla para no perder.
Los antiguos vecinos tresarroyenses Hay lugares donde aun quedan registrados en alguna chapa los antiguos nombres, como Piedras, hoy Sebastiàn Costa, pionero local. Los recuerdos de antiguos pobladores, existen. Pedro Nolasco Carrera es uno de ellos. Istilart tiene su calle desde julio de 1934, año de su muerte, justo en la calle que èl tanto recorrió. Se inicia con el ex Banco Comercial, al que salvò de la quiebra en la crisis de 1930 mediante acuerdos con los accionistas y una clara postura empresaria. A media cuadra la Biblioteca Sarmiento parece recordar a su benefactor.
Betolaza director de La Voz del Pueblo y político vivìa al 200 de esa arteria y casualmente en la primera cuadra fue objeto de un atentado en enero de 1917. Eran épocas de duros enfrentamientos, de portación de armas, por si hubiera algún encuentro desagradable, de duelos por ofensas infringidas. Nada tranquilo el ambiente. Falleciò al mes siguiente. Poco después se impuso su nombre a cambio de Lucio V. Lòpez que en ese entonces se extendía también hasta Gûemes.
En 1952 tomò el nombre de Eva Peròn, mientras que la actual Lucio V. Lòpez pasò a llamarse Peròn. El golpe militar de 1955 restituyò las anteriores denominaciones.
Y sigue la lista de los nombres locales, pero hubo otros cambios.
El bulevard Norteamèrica pasò a llamarse Almafuerte, aquel poeta-docente autor de versos como este: “No te des por vencido ni aun vencido, no te sientas esclavo ni aun esclavo, trémulo de pavor muéstrate bravo y acomete feroz ya mal herido”.
El bulevard Sudamèrica cambiò su nombre por el de Florentino Ameghino en su centenario. El naturalista, paleontólogo, escribió el libro sobre el origen del hombre bonaerense. Sus `propuestas siguen siendo tenidas en cuenta y que mejor que su mención en esta tierra que guarda en sus entrañas los restos fòsiles de antepasados milenarios, como es el caso del Yacimiento de Arroyo Seco.
Repùblica pasò a ser Gûemes , Victoria: Olivero Duggan y Comercio: Estrada quien fuera un protagonista activo y pleno de propuestas en la Legislatura Nacional, polemista, inquisidor, ferviente católico y por tanto adversario de las medidas tomadas por los gobiernos de ese entonces, en plena Generaciòn del 80, como por ejemplo la Ley de Matrimonio Civil y la Ley de Educaciòn Comùn 1420. Representò al país como diplomático y dejó libros que reflejan el pensamiento de esa época. Falleciò un 17 de setiembre . Por eso el dìa del Profesor se festeja en esa fecha.
Otra calle que cambiò de nombre fue Buenos Aires. Durante el primer gobierno peronista, se convirtió en avenida del Trabajador fiel reflejo del paso de los obreros que iban y venían de las fàbricas en esos años de esplendor industrial tresarroyense.
Josè Fèlix Uriburu, cabeza del golpe cìvico-militar de 1930 a quien se recuerda como pionero de los gobiernos de facto que asolaron al país hasta 1983 tuvo su calle, su equivocado homenaje. Hasta que el 25 de junio de 1948 se restituye el nombre de 1810.
A Hipòlito Irigoyen lo tenìan a mal traer. Lo cambiaron por Independencia, a partir de su derrocamiento como Presidente de la Naciòn, castigo completo. En 1948 vuelve su nombre a la calle.
La lista puede extenderse pero aquí la dejamos y pasemos a una incógnita.
20 DE ABRIL
No se sabe a ciencia cierta cual es el motivo de su nombre, tal vez algún ciudadano pueda aclararlo.
Nace en la avenida Moreno a una cuadra de la Estatua de la Libertad. Pero ¿a què se debe tal denominación?.
Ese dìa en diferentes fechas nacieron el pintor Joan Mirò, Mahoma y Adolfo Hitler. ¿Serà por los dos primeros pues el tercero es innombrable?. Nadie sabe dar alguna explicación y menos los archivos.
Algunos estudiosos de Tres Arroyos como el profesor Nicolàs Sabatini o el periodista Bernasconi suponen que puede ser por Juan Josè Carrere.
Fue periodista y director de la Voz del Pueblo, político y por sobre todo Poeta . ¡Y què poeta!.
Tenìa un carácter fuerte, inconformista al decir del Dr. Ricardo Fernàndez en su artículo de La Voz del Pueblo en 1977.
Habìa nacido en Benito Juarez pero desde niño se radicò en Tres Arroyos. Tuvo grandes amigos, entre ellos Betolaza y Juan Bautista Istilart. Justamente con este, realizaba largas caminatas por la ciudad. Ese sábado 20 de abril de 1918 luego del habitual recorrido los amigos se separaron en la esquina de la casa de Istilart, hoy Club Municipal. A los pocos minutos se oyò un disparo. Otro atentado pensó el industrial y corrió desesperado. Era tarde, Carrere se había disparado un tiro en el corazón. Tenìa 29 años.
El 30 de marzo poetizaba “Hoy que es un dìa de julio húmedo y frìo, melancólico y gris; meditando en los juegos de la vida, he sentido deseos de morir…”. No pudo esperar a julio.
Los vecinos amigos y adversarios llevaron en andas sus restos desde su residencia en Chacabuco 22 hasta el cementerio.
Còmo expresaba Fernàndez ¡Merecìa ser llorado; por hombre y por poeta!.
Dejemos las suposiciones y salgamos de la ciudad cabecera
LOS PUEBLOS DEL MAR
En ellos el paisaje se mezcla con los nombres de las calles
Reta utiliza números. Hubo una primera numeración y luego de l segundo loteo una renumeraciòn según consta en Catastro. Sin embargo los vecinos utilizan algunos nombres que aparecen en los planos. Està la avenida Stella Maris, patrona de los marinos. De la rotonda de Los Junquillos y la avenida del Pescador, salen en dirección al mar .
Hacia el Norte están Los Limoneros, Los Naranjos y Los Nogales. Toda una nomenclatura que se mezcla con perfumes, leyendas e historias de antiguos pescadores.
En Punta Desnudez, el balneario de Orense la vegetación genera denominaciones. De la plaza de La Concordia salen Los Sauces, Las Cortaderas, Los Cedros, Los Cardos, Los Aromos y las rodean Las Acacias, Los Eucaliptus, Los Alamos. Hacia el Este están Las retamas, Los Cipreses, Los Cedros, las Algas Marinas y Los Lìquenes. Hay mezcla de verde y mar, hay identidad con la tierra.
Claromecò también posee numeración, pero algunas han sido bautizadas al decir de Anibal Paz. Juan Bellocq es la 28 que se cruza con la 11: Alonso Nieto. La calle màs vieja que tiene nombre es la 9: Leopoldo Mulazzi. Màs cerca en el tiempo la 26 se llama Emiliano Garcìa “un buen trabajador de la Sociedad de Fomento”. El Pasaje Bernardo Delgado no tiene número “Fue un obrero de la época del `30 –comentaba-, pionero, trabajaba en la Sociedad de Fomento, tenía un chalet abajo, de los primeros, trabajaba con la pala de buey, no habìa màquinas, no habìa nada. Todo està autorizado por el Consejo Deliberante”. Un reconocimiento a los pioneros.
Asì entre nombres y números los pueblos se identifican y muchas veces se reconocen en sus decisiones.
¿Y vos dònde vivìs?.
stellamarisgil12.blogspot.com
Imàgenes
1) Colòn y Lucio V. Lòpez (luego Betolaza) en épocas de la fundación de La Perseverancia
2) Esquina de Brandsen y 1810 (en un tiempo denominada J.F. Uriburu). La Comisiòn de Patrimonio trabaja en el relevamiento de los bienes de dicha arteria).
3) Calle fundacional Ituzaingò guarda sonidos e imágenes de inmigrantes y trenes.
4) En 1935 la calle Maipù se perfilaba como una importante arteria comercial.
5) Vista de la avenida Moreno tomada desde la calle Maipù cuando era arbolada en su centro.
6) El City Hotel en la esquina de 25 de mayo y Lavalle

No hay comentarios:

Publicar un comentario