domingo, 2 de febrero de 2014

Crisis



La memoria

CRISIS
Escribe Stella Maris Gil
La palabra “crisis” está incorporada a nuestro vocabulario habitual por múltiples motivos, económicos, sociales, polítics. Resuena a conmoción, preocupación.
Pero la crisis de este artículo se refiere a una  revista que circuló en el país y en el extranjero convirtiéndose en un “intento de hacer un aporte a la cultura nacional y latinoamericana desde una perspectiva renovada y totalizadora” como escribieron sus redactores.
Su director era tresarroyense y logró que tuviera vigencia desde mayo de 1973 a  agosto de 1976.  Secundado por Eduardo Galeano, autor de “Las venas abiertas de América Latina” entre otros numerosos libros de su autoría, que le dieron un nivel altísimo a la obra.
Y digo obra porque ojeando las páginas de las mismas uno se nutre de las creaciones de escritores y poetas de esa época, trascendentes y a veces olvidados, vaya a saber porque.
Poseo toda la colección, gracias a la constancia de Luis. Alguna vez en épocas de escasez pretendimos venderla, menos mal que nadie nos la compró.
Fico
 Así le llamaban a Federico Manuel Vogelius. Hijo de un tandilense descendiente de dinamarqueses y una tresarroyense Teresa Capriata. Tuvieron 4 hijos entre ellos Fico. El papá fue gerente del Molino Americano desde 1919. Era una de esas personas que se vinculaba con las instituciones y las impulsaba con su trabajo, por ejemplo La Previsión, el Lawn Tenis, el Club Social.
Vivían en la calle Betolaza, frente a la Plaza San Martín. (Datos extraidos del Álbum del Cincuentenario de Tres Arroyos). Pero vayamos a las CRISIS.
La Revista
Salieron cuarenta números. Por supuesto es imposible sacar a luz toda la riqueza de su contenido.
Pero empecemos por el principio, la N° uno. Tapa azul que variará con cada edición, muestra su propuesta de dar espacio a las ideas, las  letras, las artes. De este primer ejemplar destaco los de la última novela (en ese tiempo) de Ernesto Sábato “Abadón el Exterminador” donde él propio novelista se incluye como otro personaje de la misma.                                              Hay también textos inéditos o desconocidos en castellano de Manuel Rojas quien se presenta como “un escritor chileno nacido en Buenos Aires…Pero me siento más bien latinoamericano”.                                                                                                                          Aparece Henri Miller con un ensayo publicado por primera vez en castellano donde se refiere a Pablo Picasso y las aguas reverberantes.
La dimensión de la Revista es inmensa, no solo hay escritos de los más grandes escritores de la época y también de los clásicos sino además ilustraciones  de plásticos de la época. Reglón aparte para los comics, fruto de dibujantes de otras latitudes y de las nuestras, que graciosamente muestran el mundo de ese momento con ironía y denuncia, Kalondi, Hermenegildo Sabat, etc.
En el número 3 Violeta Parra es cantada por  Neruda
·         “Te alabo amiga mía, compañera:
·         De cuerda en cuerda llegas a
·         Al firme firmamento
·         Y, nocturna, en el cielo, tu fulgor
·         Es la constelación de una guitarra”
En el N° cuatro Humberto Ecco se pregunta “Que hubiera ocurrido con los grandes clásicos si hubieran tenido que vérselas con la maquinaria editorial moderna”. Entonces cita las obras maestras de todos los tiempos entre ellas La Odisea, La divina comedia, la Biblia, Don Quijote, Proust, Kafka. En su trabajo, ironiza imaginando las críticas de los editores, al recién llegado escritor con su hijo de papel en las mano. Si fuera Cervantes tal vez le diría “Yo no querría que, por buscar novedades a cualquier precio, comprometiéramos una linea editorial que hasta ahora ha sido popular, moral y rediticia. Rechazar”.
En  agosto de 1973 la revista pone un texto   titulado “Neruda convoca”. “Desde mi retiro de isla Negra, quiero señalar ante los intelectuales de Chile la gravedad del minuto presente, en especial, la campaña y los preparativos que realizan manipuladores extranjeros y chilenos, desde fuera y desde dentro de Chile para precipitarnos en una lucha armada” y continúa. Pablo moriría ese mismo año, en septiembre, luego de la caída de Allende.
No faltan los comentarios de libros, Puig, Fontanarrosa, al que consideran “el más brillante de los argentinos de la nueva generación”, o sobre músicos como Chico Buarque.
Y qué decir de Marti y la revelación de nuestra América a través de la mirada de Roberto Fernández Retamar.
Diría en lenguaje cotidiano que en la Revista hay de todo lo necesario para recrear la década del 70´por supuesto antes del 76 y permite gozar de los creadores de la época y también de toda la humanidad. Al mismo tiempo se deslizan entre sus intersticios los dolores que se vivían y avecinaban pero también las esperanzas que se ponían en las palabras y los dibujos .
CRISIS invita a pensarnos, a recrear épocas pasadas y reinterpretarlas, a ver lo que en el fragor de la contemporaneidad no se ve.
¡Qué bueno sería que los jóvenes repasaran estas páginas!.
Ahí está Héctor Tizón en la N° veintiuno entrevistado y acompañando fragmentos de su novela inédita “Sota de bastos, caballo de espadas” y  faccimil de cartas de su puño y letra.
O Haroldo Conti  a quien la editorial de la Revista le editó su novela “Mascaró, el cazador americano” y el comentaba  que “Yo estaba vacío y triste cuando un buen día escuché de un auténtico vagabundo la increíble historia del Príncipe Patagón…pegué un salto, ahí tenía mi próxima novela…”.
Están Juan Gelman, Julio Cortazar, Walsh, Antonio Di Benedetto, y más y más.
Y ni que decir la sección dedicada a la recopilación de documentos como lo son las de enero de 1919 referidas a la Semana Trágica, por citar algunos. Un verdadero regalo para un investigador.
Se insertan testimonios como el referido a la guerra de  Vietnam (1955-1975), donde reproduce testimonios de soldados norteamericanos vueltos a su tierra, extraídos del documental Hearts and Minds.
En la N° veintisiete Jorge M. Bedoya especialista de Arte que supo dar conferencias en la Biblioteca Sarmiento de la ciudad,  bajo el título “Monumentos: el poder y la gloria”  analiza las características de éstos como son la necesidad de permanencia y la claridad de su mensaje. Entre los seleccionados aparece el monumento a Colón donado por los italianos. La Revista, con respecto a este último transcribe fragmentos de una poesía de Martínez Estrada dedicada a esta escultura:
“El monumento, el firme monumento
De Colón ante el río, mirando a la distancia
Lleno de itálica arrogancia,
Como quien suelta su locura al viento”.
En ese mismo número se publica un texto desconocido de Jorge Luis Borges: “Montaigne, Walt Whitman”.  El diario El Territorio de Posadas, Misiones, indica el respeto que el autor del Aleph tenía por Fico y transcribe palabras textuales: “Mi ya larga amistad con Vogelius…es uno de los buenos hábitos de mi vida…”.
La Revista también editó Cuadernos de CRISIS referidos a los grandes temas y personajes americanos :La Patria Grande; el Chacho; Artigas; Onetti…etc.etc.. Al abrirla el lector se encontraba con reproducciones de artistas plásticos o documentos históricos.
En el número 30, de octubre de 1975, cuando la Triple A hacía estragos, la Revista publica con el título “Ante las amenazas contra CRISIS” una página entera de firmantes que repudian las amenazas de violencia que recibe. Leer los nombres que figuran ahí indica la trascendencia de Crisis en todos los ámbitos del pensamiento, la creación y también la política. Tantas adhesiones tal vez iban adelantando lo que vendría.
No obstante se sigue adelante.
El N° 40
Fue la última CRISIS de fecha agosto de 1976, en pleno proceso militar.
Muchas amenazas, acusaciones sin fundamento intelectual. Ayudaba a pensar.
En ella hay un estudio titulado “Son intocables los dueños de la opinión pública” donde reproduce documentos básicos de la Conferencia de San José de Costa Rica realizada por esos días. De allí transcribe: “…los medios comerciales masivos de comunicación están propiciando la conformidad del público con el status quo mediante mecanismos de diversión y evasión de la realidad que tienden a adormecer la aptitud crítica de la población…”. A partir de allí recorre las problemáticas de diversos países apoyada en cifras, estadísticas que por si sola justifican a Mac Luhan cuando escribió “El medio es el masaje”.
Para el deleite están los cuentos de Tizón, Zito Lema, Galeano, Girri, Nepomuceno Kovadloff, Rivera y  los dibujos de  Hermenegildo Sabat.
Como siempre joyas históricas en este caso sobre los vendedores ambulantes y más atrás en el tiempo textos de Fernando Aragón sobre Juan Martín de Güemas a ciento cincuenta y cinco años de su muerte.
Se acabó
Nuestro convecino sufrió secuestros, estuvo desaparecido, torturado y luego blanqueado,. Una vez libre siguió el camino del exilio. Allá en París pudo contener su cáncer hasta que en su patria volvió a reaparecer Crisis en 1986 en épocas de Alfonsín. Fue corta esta segunda parte de la Revista.
Importante el legado de Vogelius  Algunas de las bibliotecas públicas de la ciudad cabecera del Partido de Tres Arroyos tienen algunos ejemplares de CRISIS.
Aparte de su actividad empresarial , y sus estudios, era Ingeniero Agrónomo, Abogado, también era coleccionista de obras de Arte. Su casa de San Miguel poseía parte de sus valiosas colecciones. Allí fueron los procesistas y robaron muchas de ellas. Pero a su ciudad natal ya le había  donado, tiempo atrás una colección de 30 obras de los más grandes plásticos del siglo XX, que hoy  lucen en el Museo de Bellas Artes.
La casa grande, de ventanas azules frente al mar de Claromecó guarda las voces de muchos creadores de su generación, ahí quedan. Como dice el visitante de ella Eduardo Galeano “En el cielo chillan las gaviotas. Sus sombras viajan delante de mi”. Por el resto de la villa se oye el ruido de sillas que se corren luego de la última jugada de naipes en el Club.

IMÁGENES
1)      Hay varias contribuciones del poeta chileno Pablo Neruda
2)      Las historietas de Kalondi
3)      Una de las coloridas tapas de CRISIS

4)      El poeta Juan Gelman escribe cuando la tragedia aun no había llegado a su vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario